Caza de brujas en el gaztetxe de gasteiz.

El pasado sábado, día 3 de septiembre, después de una noche de conciertos alrededor de 40 personas se encontraban en el interior del gaztetxe. Sobre las 3.30 de la madrugada un grupo de policía autonómica y municipal que se encontraba en la entrada comenzó a mirar el interior del local con ayuda de una linterna. Un miembro de la asamblea que se encontraba en la barra se acercó a la puerta para saber que estaba pasando. En este instante se oyeron frases como “Y encima quieren cerrar la puerta, putos etarras de mierda se van a enterar” y “sois basura”. En ese momento, los diferentes cuerpos policiales entraron en el gaztetxe con actitud violenta y desmesurada. El miembro del gaztetxe se identificó como tal y les sugirió que se tranquilizaran. En ese mismo instante comenzaron a desalojar a los allí presentes a golpe limpio y oyendo burradas como “vosotros estáis en tregua, pero nosotros no”. Queremos resaltar que se intentó hablar con la ertzaintza, pero esto fue imposible por su actitud anteriormente descrita.

Cuando ya habían sacado a la gente al exterior, varios miembros de la policía municipal y autonómica se quedaron en el interior del gaztetxe con el miembro identificado de la asamblea. Seguidamente, con actitud grotesca, le hicieron retirar las fotos de los presos políticos de Gasteiz que de toda la vida allí habían estado y este con mucha tranquilidad acató la orden. Por este hecho lo han acusado de enaltecimiento del terrorismo. Aparte de esto también se llevaron un viejo panel de presos y un mural que se encontraba mirando a la plaza Etxauri. A continuación y sin mostrar ninguna orden le obligaron a mostrar cada una de las salas de la casa mientras ellos las registraban. Al identificado en ningún momento se le dejó contactar con nadie y después del registro se dirigieron a la entrada.

La gente del exterior no se encontró con mejor panorama al salir de la casa. Como si de una cacería se tratara, la policía municipal y la ertzaintza prosiguió con los golpes comenzados en el interior. Para ello usaron porras, porras extensibles por parte de los municipales, empujones, amenazas e insultos. La gente del exterior fueron perseguidos por la policía dándose aquí los primeros heridos.

Después de esto, cuando las cosa parecía calmarse, y que la policía había abandonado el gaztetxe y sus alrededores, un grupo de unos diez jóvenes se acercó al local para ver el estado que había quedado la casa y poder hablar con el compañero identificado.

Cuando decidieron marcharse y se encontraban cerrando la puerta de la calle, fueron atacados por un grupo de ertzainas. En la carrera que se pegaron tuvieron que escuchar palabras como “correr hijos de puta, correr”. Golpe a golpe, el nivel de violencia por parte de los agentes subió como la espuma aumentando los heridos. La única opción que tuvieron los jóvenes fue correr. Cualquier intento de hablar con los agentes fue nulo ya que no mostraron ningún gesto de razonamiento. Con la inestimable coordinación de la policía municipal, hicieron correr a la gente hacia las calles tomadas por la ertzaintza y a consecuencia de esto se dieron varias identificaciones y una detención, aunque este último no pusiera ninguna resistencia siendo esposado con gran violencia.

Al parecer, no habían repartido lo suficiente y los agentes de los diferentes cuerpos se desplegaron por todo el casco viejo y parte del centro golpeando a diestro y siniestro. El caso más llamativo fue el del joven que se dirigía solo por Correos y con valentía de matones fue derribado y apaleado por cuatro agentes de la ertzaintza ante la gente que por allí pasaba, seguidamente, lo agarraron por el cuello y lo trasladaron a la plaza de los Fueros para seguir golpeándolo.

Mientras tanto, jóvenes que se encontraban en la calle cuchillería fueron acosados por un furgón que por megafonía amenazaba con la frase “chavales iros a casa o vais a seguir pillando”. Esto fue la guinda del pastel de esta noche de salvajada policial sin sentido.

La noche dejó un balance de 15 heridos, 5 identificados y un detenido.

A continuación se leerán algunos testimonios de los jóvenes de aquella noche:

1. Cuando estaba esperando a que la gente saliera del gaztetxe, se me acercó un ertzaintza y me ordenó de modo violento que me fuera. Me empujó, trate de calmarlo y me di la vuelta. Mientras me alejaba me golpeo en la espalda y en el brazo. Me han roto el codo.

2. Nos encontrábamos en la entrada del gaztetxe, sentados en el petril. Me tiraron al suelo a patadas y a patadas me levantaron. Cuando la cosa parecía haberse calmado, empezaron a correr tras de mí y en una calle cercana fui identificado, insultado, humillado y abofeteado.

3. En las proximidades de correos, cuando me dirigía a casa fui rodeado por la ertzaintza. Me dieron patadas mientras estaba en el suelo y me llamaron hijo de puta una y otra vez. Después, me llevaron a una zona oscura dela plaza delos Fueros y allí me apalearon todo el cuerpo con porras extensibles. En el brazo me pusieron una máquina que hacía PI PI. Les pregunte lo que era aquello y al hacerlo me propinaron un puñetazo y me dijeron si quería seguir preguntando. Después de ser identificado me dijeron “ diles a tus amigos que nosotros no estamos de tregua”.

A causa de estos hechos, desde la gazte asanblada del gaztetxe de gasteiz queremos aclarar unos puntos.

– Los responsables de los acontecimientos del Sábado tienen nombres y apellidos. Exigimos que los responsables de la ertzaintza y policía municipal den explicaciones al respecto y junto a ellos los concejales que se llenan la boca con discursos en contra de la violencia.

– El gaztetxe no va a ser condicionado por amenazas ni violencia policial, este espacio libre y autogestionado seguirá trabajando para mostrar que otro modelo de sociedad es posible.

– El gaztetxe seguirá mostrando solidaridad con todos los presos políticos, ya que la solidaridad no puede ser delito.

– Seguiremos denunciando todo ataque policial que se de en Gasteiz y especialmente en Alde Zaharra y animamos a la gente a que haga lo mismo.

Para finalizar, queremos agradecer de todo corazón, a todas aquellas personas que en cuanto se enteraron de los hechos se puso en contacto con nosotros, a los ánimos dados por los agentes sociales y personas individuales, a los que se han preocupado por los heridos y a todas las personas que se han acercado hoy aquí. Queda claro que cada vez que el gaztetxe sufre un ataque, todo el movimiento popular responde y que recibe el apoyo de muchísimos Gasteiztarras.

POR TODO ESTO, VAMOS A SEGUIR TRABAJANDO.

UTZI BAKEAN GAZTETXEA!!! NO A LA IMPUNIDAD POLICIAL!

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s